jueves, 27 de junio de 2019

¿Por qué elegir gres porcelanico para piscinas?


En primer lugar, en otros post hemos hablado largo y tendido sobre los beneficios y propiedades del suelo de gres porcelánico. Aún así no nos cansamos de halagar sus características y es por eso que hoy nos paramos a responder la siguiente pregunta ¿Por qué elegir un suelo de gres porcelánico para piscina?

Conoce todas sus ventajas una a una:

-        Puedes crear un estilo propio y personal, ya que dentro de toda la oferta de gres porcelánico existen muchísimos colores  texturas que pueden abrir la puerta a tu creatividad. Puedes decorar tu piscina como un patio italiano de la Toscana. O con un diseño minimalista que nos recuerde a grandes ciudades. El estilo lo eliges tú.

-        Unifica el estilo de los espacios exteriores, y esto es un gran acierto. Si lo que buscas es conseguir una integración estética total tanto de la piscina como de los suelos que la rodea podrás unificar el espacio y por tanto jugar con las perspectivas haciendo que el espacio exterior de tu hogar parezca más grande de lo que es, por ejemplo.

-        El gres porcelánico es un material muy resistente. No pierde sus propiedades y además es un gran aliado del agua y la humedad. Soporta los climas externos sin alterarse, romperse o perder color. Resiste tanto altas temperaturas como frío y heladas.

-        Es un material muy limpio, de hecho ya hablamos de la limpieza del mismo en un post anterior. Es sumamente sencillo y así aseguras que el esfuerzo en mantenimiento es mínimo, por lo que disfrutarás de mucho más tiempo libre para poder disfrutar de tu piscina.

-        Por último vamos a hablar de que resulta un material antideslizante ¿Cuántas veces estamos en la piscina asustados de que los más pequeños resbalen? O incluso nosotros mismos andamos con muchísimo cuidado de no pisar el suelo con los pies muy mojados. Esto se ha acabado gracias a que existen gres porcelánicos que resultan ser antideslizantes. Esto hace que se convierta en un entorno seguro donde sólo podamos disfrutar.






 Estos materiales y muchos más en www.masqueazulejos.com


viernes, 7 de junio de 2019

Consejos para limpiar el sifón y las tuberías del desagüe


Hoy os explicamos cómo limpiar el bote sifónico del fregadero para así mantener y cuidar nuestra grifería. Para empezar necesitamos unas cuantas herramientas:

-        Limpiador desengrasante
-        Barreño
-        Trapos
-        Guantes
-        Desatascador de muelle

Una vez tenemos las herramientas preparadas es hora de ponerse manos a la obra. En primer lugar mira debajo del fregadero para conocer la instalación y así saber si tu fregadero es de dos senos o si la salida del desagüe del lavaplatos o lavadora o ambos va acoplada.

Es muy importante recordar el orden de las piezas, por lo que cuando las estés desmontando recuerdalo, para poder montarlas después igual. Procura que la zona esté despejada para poder trabajar con comodidad.

Una vez has tomado todas las precauciones y tienes toda la zona despejada es hora de limpiar las tuberías.

-        Como ya hemos dicho despeja la zona y coloca un cubo o barreño debajo del tubo sifónico.

-        Desmonta el tapón del codo (si lo lleva). El sifón puede tener forma de bote, por lo que el tapón será más ancho o bien será un codo sin tapón inferior. Más tarde, desenrosca la toma de desagüe.

-        Si recibe algún tubo de desagüe desde algún electrodoméstico desenróscalo también. Afloja las tomas de desagüe del fregadero (ya sea de uno o de dos senos).

-        Desenrosca del todo la T del sifón. Así separarás todas las piezas y podrás limpiarlas en profundidad. Sumerge las piezas en agua caliente con el limpiador desengrasante. Una vez pasado un rato frota con un estropajo las piezas
.
-        Aclara las piezas para quitarles el jabón y sécalas.

-        Si al desmontar el sifón ves que no hay ningún atasco, quiere decir que el problema está en algún tramo de la tubería. En ese caso utiliza el desatascador de muelle del que hablamos al principio e introdúcelo por la tubería.

-        Utiliza el desatascador con cautela y delicadeza.

-        Una vez hayas acabado con el atasco y exraido toda la suciedad, vuelve a montar el sifón y todas las piezas tal cual estaban antes y ya tendrás las tuberías y el sifón listos y desatascados.